Bikini de carrillera de la bikineria

#Brocadillo – Bikini de carrillera de La Bikineria

Mercat del Ninot. Me arrastró por el suelo, cobijándome en los ángulos que forman las paradas de alimentos con el gres. Nadie me ve. Me he puesto el outfit de camuflaje. Soy ágil como una pantera. Soy un puto marine en una misión: localizar el bikini de carrillera de La Bikineria, eliminar competidores y llevármelo al punto de extracción, para su posterior estudio.

 

 

Detecto a Joan Gurguí, el padre del invento, en un rectángulo minúsculo, adosado a una parada de productos delicatessen. Una viejecita se lleva bajo el brazo el bikini de sobrasada de la casa. “Viene cada mañana”, me comenta Joan. Este cocinero ha tenido una idea: bikinis de autor, bikinis bien hechos, bikinis que son bikinis. Joan tiene una carta fija con clásicos y desvíos creativos como el bikini a la carbonara o el bikini con huevo frito y crujiente de queso.

Bikini clasico de la bikineria

Pero en esta vida solo hay que temerle a Dios. De modo que voy a por el bikini efímero, un bikini fuera de carta y en rotación, en el que Joan se suelta cosa mala. El bicho es un bikini cortado en triángulos con pan de molde blanco italiano, ni muy fino, ni muy grueso, tostado en plancha y de una ingeniería perfecta, pues se muestra muy capaz de contener una carrillera melosa y sabrosísima que sabe a felicidad. Salsa con jugo por encima de los triángulos, guisantes de calidad crudos para el toque crocante y boom: aquí tienes uno de los mejores bikinis que probarás en tu vida. Y date prisa, es posible que después de Semana Santa Joan se haya inventado otra locura.

Bikini de carrillera de la bikineria

Si te ha gustado, ¡comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email

¿Quieres enterarte de todo?​

newsletters no invasivas y de risas

¿Quieres enterarte de todo?​

newsletters no invasivas y de risas​
keyboard_arrow_up